Programa De Capacitación Y Cultos Año Jubilar De San José

oraciones a san jose

Regístrese y disfrute gratis de Scribd durante 30 días por descargar este documento y acceda a la biblioteca digital más grande de todo el mundo. Mayo, mes de las flores, mes dedicado de una forma particular a honrar a nuestra Madre la Virgen María y a nuestra madre de la tierra. PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO Lunes 28 de noviembre PARA COMENZAR EL ADVIENTO Jesús en este tiempo de Adviento quiero proseguir tus huellas de amigo próximo, compañero y profesor.

[naaa asin=»B096TQBVDT»]

Leer mas sobre modelo atomico aqui.

El Hombre Que Enseño A Amar A Dios

Grande fue tu dolor al perder, sin culpa, al Niño Jesús, y tener que buscarle, con gran pena, a lo largo de tres días; pero mayor fue tu gozo en el momento en que al tercer día lo hallaste en el templo en medio de los Doctores. Glorioso San José, que viviste teniendo sujeto a tus órdenes al Rey de los cielos. Si tu alegría al regresar de Egipto se vio turbada por el miedo a Arquelao, después, al ser tranquilizado por el ángel, viviste contento en Nazaret con Jesús y María.

En una aparición en 1997, Nuestra Señora hablará específicamente de la devoción al Castísimo Corazón de San José, reclamando la relevancia del culto destinado a él para honrarse el primer miércoles del mes. Aún el día de hoy los jóvenes de la Asociación Reina del Rosario y de la Paz de Itapiranga se reúnen cada primer miércoles del mes para rezar el Rosario de San José. Sin detenernos bastante en estas sorprendentes apariciones, el aspecto que queremos resaltar en ellas es exactamente la presencia de San José, excepcional para este género de acontecimientos. El vidente contó haber visto al mismo Santo, que mantenía al Niño Jesús en sus brazos, y que una enorme y también intensa luz irradiaba de San José en particular. La interpretación que se le dio a esta aparición fue una convidación a la devoción a los Sagrados Corazones de la Sagrada Familia, y en particular al Castísimo Corazón de San José, al que parecerían dirigirse también las siguientes apariciones de Jesús y de la Virgen María.

Sin su apoyo, sin su protección, la Virgen María habría estado sola para afrontar la carga que Dios le había confiado. Precisamente en la humildad y la modestia, en la plena confianza con que aceptó la voluntad divina, reside la gran fuerza de San José. Aun el Sagrado manto de San José es una manera devocional especial compuesta de frases que tienen que recitarse a lo largo de treinta días consecutivos, como lo fueron los treinta años que Jesús pasó con San José, para honrar a este último y colocarnos bajo el mantón de su protección.

El Papa Francisco indicó que este año se establece a fin de que todos los fieles, siguiendo el ejemplo de San José, logren hacer mas fuerte cotidianamente su vida de fe en cumplimiento pleno de la intención de Dios. OMPRESS-ROMA ( ) En la carta apostólica, Patris Corde, que el Papa dedica a San José, y que servirá de marco para el año dedicado a él, se recogen 2 frases. Una de ellas es una confidencia del mismo Papa Francisco sobre su devoción a San José.

oraciones a san jose

oraciones a san jose

Consulta nuestras Condiciones de uso y nuestra Política de privacidad para mucho más información. Señor, Dios misericordioso, que con inefable providencia, te has dignado escoger a San José para marido de la Bienaventurada Virgen María; te suplicamos que hagas que, tal como nosotros le veneramos como protector en la tierra, así él sea nuestro intercesor en los cielos. 4.- Les lo imploro por la dolorosísima y humillante circuncisión de tu Jesús, y por el santo y muy, muy dulce nombre que le impusisteis por orden del Eterno para consuelo, amor y esperanza nuestra. San José, para evitar denunciar a María en público, decidió repudiarle en misterio, pero, un ángel se le presento en sus sueños haciéndole saber que María había concebido al hijo del Dios verdadero por obra y gracia del Espíritu Santo. Este cibersitio usa cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Leer mas sobre especies endemicas de diversos paises aqui.

Oh Dios, que con inefable providencia, les dignásteis seleccionar al bienaventurado José por marido de vuestra Muy santa Madre, les rogamos nos concedáis tener como intercesor en los cielos al que en la tierra veneramos como protector. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Toda la vida de San José fue un acto continuo de fe y obediencia en las situaciones más difíciles y oscuras en que le puso Dios. Él es literalmente «el administrador fiel y solícito a quien el Señor ha puesto al frente de su familia» . Desde tiempo inmemorial, la Iglesia lo vino venerando y también invocando como continuador en ella de la misión que un día tuviera para con su Fundador y Madre. En los instantes de noche oscura, el ejemplo de José es un estímulo inexorable para la aceptación, sin reservas, de la voluntad de Dios.

oraciones a san jose

Glorioso patriarca san José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, ven en mi ayuda en estos instantes de angustia y dificultad. Toma bajo tu protección las ocasiones tan graves y bien difíciles que te confío, a fin de que tengan una buena solución. Que no se diga que te haya invocado en vano y, como puedes llevar a cabo todo con Jesús y María, muéstrame que tu bondad es tan enorme como tu poder. Con aquella caridad que te tuvo unido con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras pretensiones. Protege, oh providentísimo Custodio de la divina Familia, la elegida descendencia de Jesucristo; aleja de nosotros, oh padre amantísimo, este flagelo de errores y vicios.

oraciones a san jose

Sonríe a los tristes con la tiernicidad de la promesa; haz llegar a los necesitados el pan de la caridad; adelanta a los ojos vidriados de los agonizantes un rayo de luz del paraíso que les está prometido. ¡Oh glorioso San José, modelo de todos y cada uno de los que se consagran al trabajo! Alcanzadme la felicidad de trabajar con espíritu de penitencia en expiación de mis pecados; de trabajar a conciencia poniendo el cumplimiento de mi deber sobre mis naturales inclinaciones; de trabajar con reconocimiento y alegría, viendo como un honor el desarrollar, por medio del trabajo, los dones recibidos de Dios. Todo por Jesús, todo por María, todo a imitación vuestra, ¡oh Patriarca San José! Por este mal y gozo, te suplicamos nos alcances la felicidad de no perder jamás a Jesús por el pecado mortal; y si por desgracia lo perdiéramos, haz que lo busquemos con vivo mal, hasta que lo encontremos y tengamos la posibilidad vivir con su amistad para gozar de Él contigo en el Cielo y cantar allí eternamente su divina misericordia.

oraciones a san jose

Lea mas sobre dentistas y ortodoncias aqui.

  • Enséñanos a tener la fe y la seguridad que tú tuviste.

oraciones a san jose

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *